25 Campaña de 1553 editar Funda Valdivía en el verano de 1553 los fuertes de Tucapel, Arauco y Purén y establece los cimientos de la quinta y última ciudad fundada por el conquistador, Los Confines de Angol, cercano a los fuertes ya mencionados.
Entonces desesperaba aguardando el próximo correo, y enviaba recados al pueblo para cerciorarse de que no estaban olvidadas en un rincón de la administración.
La había enterrado poco antes de morir en un botado, al tronco de una mata de cajuil, poco antes de llegar a la sabana de Cañabón.
Vio a los primeros subiendo un repecho y recordó su tiempo de peón, cuando venía por este camino arreando las vacas de Viguín, el amo.Tomó asiento de nuevo y se como buscar pareja lesbi quedó con la mirada sucia, como quien piensa en cosas amargas.Todo volvió a ser negro.Como le digo, don Pepe.El viejo dio la vuelta.Deliraba, cocido por la calentura traidora.Cita requerida Incautado el oro, la conquista paralizada por falta de soldados, y su gobierno en peligro por la incertidumbre política.Y Meco, mientras va colgando en la silla la camisa listada, explica: Supo que el muchacho taba entre la gente de Monsito.Es decir que Bumbo.Tuvo miedo de que José Veras rompiera a llorar: había demasiado dolor en su voz.Llevaron la cabeza a Tucapel y la pusieron en la puerta del señor principal en un palo y otras dos cabezas con ella, y teníanlas allí por grandeza, porque aquellos tres españoles habían sido los más valientes.Llévalos ahora a la cocina para que coman.Estaban crecidos y sombreaban todo el recinto.Su compañero se dobló.Se despidió muy gentilmente, como hace toda persona decente, quitándose el gorro e inclinándose, y volvió a su tronco.Sabía solamente que el hombre seguía mirándole tranquilamente, con dulzura, casi.«Noel Kempff Mercado National Park» (en inglés).Fue fundado en 1942 por Víctor Paz Estenssoro con ideas nacionalistas.La mujer rechazaba tales insinuaciones como procedentes del diablo.Calla; calla y fuma.Llevaron el cadáver, a través de los potreros, hasta el mismo Pedregal.
Prieto estaba tendiendo su hamaca, el cachimbo a la boca y cubierto todavía con su sombrero de cana.
Vio allá a lo lejos hombres que se acercaban dando voces estentóreas y huyó entonces, por instinto de conservación.

Ir Arriba.- Tierra de hombres Bahoruco, semanario ilustrado, Año II, N 61, Santo Domingo, 10 de octubre de 1931,.10 /.21.
Los ojos abiertos, muy abiertos, vivieron ese instante sólo para mirar la puerta.
En realidad, lo que había sucedido era que media docena de alzados apostados en Jima se hicieron de caballos y llegaron hasta Jumunucú para comprar ron.


[L_RANDNUM-10-999]