Pero la imagen que a mí me sorprende es la de un fajo de billetes engullido por los intestinos de la máquina.
Salgo del cajero taciturna.
Si buscas una relación seria o citas sin compromiso aquí las encontrarás.
Y en ese momento me vino como un torrente a la cabeza la boca de metal engullendo billetes, la señora pidiendo instrucciones a un cajero, moda para mujeres de 35 a 40 anos la enamorada escuchando los latidos metálicos del móvil y el caliente enamorado calentado con fruición el gelatinoso látex.Si el Volante existe se le mostrará la solicitud original para que pueda comparar con el volante que quiere validar.Una boca en la que podría caber cualquier cosa; casi, si me apuran, un animal entero.Le está indicando a su clienta cómo gestionar unos recibos pulsando los botones que tiene adosados en la barriguita.Detrás de mí, esperando en la fila del cajero, después de haber visto cómo a mi vecina le tragaba un fajo de billetes una máquina que abría su inmensa boca de metal, oigo la conversación entre dos mujeres; una de voz dulce, otra, ligeramente atimbrada.Mujeres buscando Hombres en Yucatan.Cibersexo, montse Ferreras 14:35, abre la boca, grande, amplia, descomunal.La antítesis de su esencia: el hombre es un ser social.Un bucle que te lleva al principio.En eso estoy cuando llego a casa y, como de costumbre, enciendo la radio.La trampa del capitalismo.Es una mala pesadilla.Aquí se podrá realizar la Validación de Volantes de Empadronamiento solicitados desde el servicio correspondiente del Portal ciudadano.Si el volante no ha sido solicitado se le mostrará un mensaje informativo a tal efecto.Y con esa impresión: la de que el mundo se está deshumanizando a pasos agigantados ante nuestros ojos impávidos, subí al coche.Llevo conmigo una sensación de embotamiento.Únete y conoce mujeres casadas, solteras o divorciadas de Yucatan.Muchas chicas solteras con fotos buscan novio.La primera lanza constantes dudas y preguntas, la otra, siguiendo un protocolo ordenado -como lo son todos: estereotipados y ordenados- trata de indicarle cómo actuar.



Es gris, de acero inoxidable, voluminosa, de afiladas aristas.
Colocas tu boca sobre una pieza de silicona, la besas, la lames, la estrujas y, al otro lado, a cientos de miles de kilómetros, un partenaire se deleita ante los retorcimientos de la goma.
Una imagen de película mala, de esas que auguran un futuro dominado por las máquinas, pero que tienen poca fortuna a la hora de transmitirlo de forma creíble en la pantalla.

[L_RANDNUM-10-999]